¿Qué hacer cuando nos sentimos feas?

Algunas veces al despertar, me veo al espejo y me sorprendo a mí misma con un rostro hermoso y un cabello acomodado, otras veces (la gran mayoría) me despierto y solo me falta preguntar qué camión me atropelló en la noche porque me veo y me siento totalmente destruida.


Sin embargo después de bañarme, mi actitud cambia y prefiero hacer lo que tenga que hacer en mi rutina de belleza, para sentirme bonita en lugar de seguir arrastrando el cansancio de la semana.


A lo largo de los años he probado productos de todos los presupuestos, caros, baratos y de precios accesibles, pero aunque podríamos pensar que el precio es un indicador de efectividad, creo que todas conocemos a la señora viejita que casi no tiene arrugas que dice que su truco de belleza es ponerse vaselina todas las noches, miel, café, bolsitas de té, cubitos de hielo, crema de rosas, agua de arroz o cualquier otra cosa que se les ocurra.


Y es que los trucos de belleza han existido toda la vida y no se necesitaban las redes sociales ni los youtubers para comunicarlos, se transmitían de generación en generación, de nuestras abuelas a nuestras madres, y de ellas a nosotras.


El concepto de belleza ha existido siempre y cambia constantemente según la época, pero aplicado a nuestra vida diaria y en estos tiempos, muchas veces nos sentimos feas por el motivo que sea y siempre podemos encontrar un motivo frente al espejo para sentirnos así.


Sentirnos feas es muy fácil, pero sentirnos bonitas es mucho más fácil aún y no hace falta gastar millones en productos o tratamientos de belleza. Lo único que hace falta es invertir un poquito de tiempo y de ganas en nosotras mismas.


Las mujeres somos tan distintas unas de otras, que todas nos podemos sentir mejor y más empoderadas haciendo cosas totalmente diferentes.


Un par de zapatos pueden marcar la diferencia



Un labial rojo nos puede hacer sentir más sexys



Con unas pestañas bien encrespadas, nos podemos sentir matadoras,





Un cabello hidratado y sano nos eleva el autoestima


Un pantalón tallado o un escote pronunciado, nos pueden dar la vida



Y con una piel de porcelana o una foto bien tomada, nos podemos sentir Miss Universo todo el día.


Todas podemos dedicarnos 5 minutos más a la hora de alistarnos, para hacer lo que haga falta y sentirnos bien con nosotras mismas, y si esto implica invertir en productos de belleza que nos ayuden a hacer la tarea más fácil, hay que hacerlo.


Y aunque muchas caigan en la comodidad de convertir la piyama y las pantuflas en el nuevo uniforme, a la larga, el vernos o sentirnos “fachudas” todo el día, todos los días, lo único que vamos a lograr es sentirnos feas, o que la depresión, la angustia o la crisis económica, emocional, sanitaria o cualquiera que sea la que estemos pasando, se apodere de nosotras más fácilmente y terminemos sintiéndonos feas, tristes y desanimadas.


Si maquillada te sentís mejor, ¡maquillate!, si sentís que hay ropa que resalta tus curvas o esconde algo que no te gusta, ¡úsala!, y si con un par de zapatos sentís que podés llegar más lejos, ¡póntelos! aunque sea para estar en casa.


Por que no se trata de que vayamos a salir, o no, o de quién nos va a ver, o no, se trata de sentirnos bien con nosotras mismas, de amarnos y cuidarnos primero a nosotras para que así todos los días al ver nuestro reflejo podamos ver una mujer feliz, hermosa, segura, positiva, atractiva y empoderada, porque es más fácil enfrentarse a la vida sintiéndose así, que sintiéndose mal.




__________


Si te ha gustado este blog, te sentiste identificada o crees que puede ayudarle a alguien más, no dudes en darle like y compartirlo.


Podés seguirme en Facebook o Instagram como karlabolanosblog y ver mi día a día donde comparto más cositas de estilo de vida.


Gracias por leerme y nos hablamos pronto.


Chaoooo


295 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo