Paso 2: Controlá tus gastos y mejorá tus finanzas en época de crisis

¡Hola de nuevo! Me alegra montones que estés acá leyendo la segunda parte de este Blog, eso quiere decir que tenés todas las buenas intenciones de mejorar tus finanzas personales o las de tu hogar.


Así que, continuemos con el paso número 2 para lograr mejorar tus Finanzas Personales en época de coronavirus.


Si te perdiste el paso número 1 acá te dejo el link https://bit.ly/3bd6J2m


PASO 2. Hacer un Plan mensual para controlar los gastos


El paso siguiente para lograr “curar” tus finanzas es saber cuánto dinero estás recibiendo y cuánto dinero estás gastando y más importante aún, en qué lo estás gastando.


Entonces, lo primero que vas a hacer es anotar en un cuaderno o en un Excel el ingreso real de tu salario.


Esto quiere decir que si ganás ¢500.000 tenés que restarle todos los rebajos (seguro social, asociación solidarista, ahorros u otros) y anotar cuánto exactamente llega a tu cuenta del banco. Entonces con el ejemplo de los ¢500.000 supongamos que al final terminás recibiendo ¢435.000 en efectivo libre de todo rebajo.


Te recomiendo trabajar esto con el ingreso mensual, para que tengás una vista del mes completo. Luego lo que podés hacer es ajustar el ingreso y los gastos por quincena.


Adicional, también habrá quien tenga ingresos variables según comisiones de ventas o bonos, sin embargo si sos uno de estos casos especiales, lo que podés hacer es tener un aproximado de tus ingresos y ajustarlos cuando tengás el monto exacto. Esto hará que vayás creando un parámetro para seguir mes a mes.


Una vez tengás la parte de los ingresos terminada, viene lo más bonito, y eso es anotar tooodos tus gastos.


Puede parecer agobiante o incierto (muchas veces no sabemos en qué nos gastamos la plata) pero mi recomendación es empezar con los gastos fijos.


Y ¿qué son los gastos fijos? muy fácil, TODO lo que hay que pagar DE FIJO y que no cambia mes a mes.


De primero anotá cuánto pagás por vivienda ya sea alquilada o propia, si tenés préstamos bancarios personales o del carro, también los anotás, porque son cuotas mensuales que no cambian mes a mes, si vivís en un condominio es probable que tengás que pagar una cuota condominal, o pagarle al guarda del barrio, si estás en la universidad y pagás con letra de cambio también lo anotás, si tenés hijos y tenés que pagar por su educación o por la microbús, lo anotás también. Incluso podés agregar lo que pagás por televisión por cable, internet y Netflix (el cobro se hace en dólares pero normalmente el tipo de cambio no hace que cambie drásticamente).


Luego de anotar todos tus gastos fijos, debés anotar los gastos variables. Y estos son los que si cambian mes a mes, PERO que para mí deberían mantenerse siempre parecidos para poder controlar que tanto están aumentando o reduciéndose.


En esta parte debés incluir el pago de todos los servicios públicos (agua, luz, teléfono) normalmente estos montos deberían de llegar parecido mes a mes, pero siempre tienen variaciones según nuestro comportamiento. Si tenés un línea de teléfono prepago, no lo anotés acá, si no más bien cuando hagamos el presupuesto.


También debés incluir el monto a pagar de contado de las tarjetas de crédito.


La idea es que hagás memoria, te vayás un mes atrás y revisés los movimientos de la cuenta del banco y así podás ver en qué estás gastando el dinero.


El mejor panorama sería que tus gastos (fijos o variables) no superen el monto de tus ingresos ya que eso significaría que estás abusando del crédito o de ayudas financieras que te pueden estar dando familiares o amigos.


Hacer este ejercicio a pura memoria es muy complicado, o por lo menos imposible para mí, por lo que te recomiendo revisar todos las facturas que guardamos en la billetera, las facturas electrónicas si es que te llegan, los movimientos de las tarjetas de débito o crédito del banco, los estados de cuenta o cualquier otra cosa que te ayude a ver en qué gastaste el dinero.


Puede resultar un poco agotador o aburrido, pero es importante para aplicarle un “sana sana” a tus finanzas.


Acá te dejo un ejemplo para que lo tomés como guía y armés tu propia tabla de Gastos Fijos y Variables. Cada cuadro debe ser completamente personalizado, cada quien tiene finanzas muy distintas a las de otra persona, así que se clara y transparente con vos misma.



plan-mensual-para-controlar-gastos-karla-bolanos-blog

Otro ejercicio que podés hacer de hoy en adelante es anotar en tu agenda o incluso en tu celular todos los gastos que vas realizando día a día. Parece que es hilar muy delgado, pero a veces los gastos pequeñitos de mil o tres mil colones suman y suman y terminan siendo grandes cantidades de dinero.


Para esto solo debés anotar los datos en 4 columnas : Monto gastado – Concepto o en qué se gasto el dinero – Fecha del gasto – Con qué se pago (efectivo, tarjetas, cheques, transferencias electrónicas, otros).



Procurá incluir todo, incluso hasta los gastos administrativos de las tarjetas. Y si cuando gastás en efectivo sentís que se te va en dos toques, podés anotar el monto total del efectivo que vas a usar para gastar.

Y si por un momento llegás a sentirte agobiada, es porque lo estás haciendo bien. Seguí hasta completar la tarea y cuando terminés verás que bonito se siente tener el panorama claro, pero lo más importante es hacerlo siempre. No te rindas, que esto es un paso más para tener una mejor calidad de vida.



___

Buscá la tercera parte de este blog el martes 12 de mayo a las 2:00 p.m. y aprendé a crear un Plan de Pago de Deudas



Si te ha gustado este blog, te sentiste identificada o crees que puede ayudarle a alguien más, no dudes en darle like y compartirlo.


Podés encontrarme en Facebook o Instagram como karlabolanosblog


Gracias por leerme y nos hablamos pronto.


Chaoooo






Créditos: Foto de portada www.freepik.com

51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo