Mi experiencia comprando maquillaje en Costa Rica.

Actualizado: 19 feb 2019

Me encanta el maquillaje, como muchas mujeres, comencé comprando donde “el chino”, luego en algún catálogo y cuando llegó Walmart, tuve acceso a marcas más comerciales.


Sin embargo, no lograba obtener los resultados de las revistas, la base no era el color correcto, la máscara de pestañas se corría, la piel se acartonaba y al pasar de las horas no había rastro de maquillaje en mi cara.


Por mi tipo de piel seca he utilizado cremas para el cuerpo y el rostro desde niña, pero lo que yo usaba parecía no ser suficiente para tener un maquillaje perfecto.


A mis 25 años por primera vez fui a Amphora ubicado en Tienda La Gloria, en San José centro, ahí me atendieron y me enseñaron que para tener un buen maquillaje primero hay que cuidar e hidratar la piel.


Maquillaje de Estée Lauder. Base, corrector y labiales.

Cada vez que voy a comprar cremas o maquillaje los precios siempre me asustan, pero aún así he hecho el esfuerzo, he ahorrado, he comprado a tasa cero, he hecho apartados y he sacrificado algunas cosas por comprarme los productos que me gustan y que he sentido que realmente me sirven.


Aunque sean costosos, los compro con mucho esfuerzo, por que las cremas me duran entre seis y siete meses y el maquillaje más de un año, entonces para mí, si vale la pena tener un buen producto para mi rostro, que me dura bastante.


La mayoría de mis productos de cuidado de la piel y maquillaje los compro en Amphora de Tienda La Gloria, aún así me gusta saber los precios, las promociones y las facilidades de pago en otras tiendas. No soy una persona que compre impulsivamente, especialmente cuando es un producto costoso, me gusta tener el conocimiento y decidir por la mejor opción para mí.


Maquillaje Smashbox. Polvos, prebase de sombras, BB Cream para ojos, Paleta de sombras, contour y labiales.

Hace unos días fui a Multiplaza del Este y decidí comparar precios, promociones y formas de pago, pero en este caso lo que me asustó no fueron los precios, si no las personas.


En Siman la persona que atendía el stand de Estée Lauder, se comportó totalmente indiferente conmigo, parecía ser un maquillista experto, por su porte y su forma de vestir, pero aún así, no quiso asesorarme, sentí que me vio como debajo del hombro, como si yo no tuviera el dinero suficiente para comprar sus productos, se limitó a darme solo el precio de la base de maquillaje por la que pregunté y mis otras preguntas prácticamente las evadió con sus respuestas cortantes.


A diferencia de él, en el stand de Clinique, que está al frente del de Estée Lauder, el muchacho que me atendió fue extremadamente amable, me recomendó productos, me dio los precios, me habló de las facilidades de pago, de las regalías e incluso me probó algunos productos para que sintiera la textura en mi piel. Fue una experiencia totalmente distinta de dos personas que están trabajando una frente a la otra, en la misma tienda.


Salí de Siman sintiendo la diferencia de trato de una persona que me hizo sentir un poco mal y de otra que me trató como si yo fuera una top model que entró a comprar.


Seguí el recorrido y fui a MAC, una marca que aún no he podido usar, pero que he escuchado tan buenas recomendaciones que realmente quiero comprarla. La muchacha que me atendió se comportó muy amable, me ayudó con precios, me mostró productos que complementan lo que yo estaba buscando, me permitió anotar la información y me asesoró con mi tipo de piel y necesidades.


Para mí ella y el muchacho de Clinique saben atender a una mujer que busca verse y sentirse más bonita, utilizando sus productos, sin importar si tienen o no el dinero para comprar en ese momento.


Después de salir mucho más animada y feliz de MAC, fui a Tiendas Universal y eso fue la gota que derramó el vaso.


Llegué preguntando específicamente por los productos que necesito, sin embargo el muchacho que me atendió, rápidamente comenzó a darme precios aproximados, a lo que le pedí que me diera el precio exacto y me dijo que no podía darme más de 3 precios por políticas de la empresa, no me mostró los productos, no me asesoró, no preguntó por mi tipo de piel, por lo que estaba buscando, por mis necesidades. Él no me vio debajo del hombro pero si me vio como si yo fuera una espía comercial y su comentario fue, que los precios son los mismos en todas las tiendas.


Lo que realmente me molesta de esta situación, es que yo llevo años comprando y probando productos de alta gama, los pago con mi esfuerzo, no me sobra el dinero, pero quiero sentirme bonita y atractiva, y cuando salgo por las noches al verme al espejo me encanta ver que mi maquillaje está listo para seguir de fiesta hasta el amanecer.


Pero el primer paso para eso es una buena asesoría, alguien que me guíe, que se preocupe por atenderme y no solo por venderme.


Estoy segura de que, como yo, hay muchas mujeres que quieren verse y sentirse lindas, pero que piensan que son productos inalcanzables o sienten temor de ir a comprar no solo por los precios, si no por hablar con ese asesor, que se le puede olvidar que aunque trabaje para una marca muy elegante, le vende a todo tipo de mujeres, a las que son muy expertas en maquillaje y a las que apenas estamos empezando.


Unos días después fui a Amphora en Tienda La Gloria y ahí con solo entrar me tratan como si yo fuera la cliente de un millón de colones, busqué a Marisol, mi asesora de siempre, por que ella no vende una marca, ella me guía, ella me hace sentir bien, me da consejos, me orienta en como utilizar los productos y siempre que hay promociones me llama. Ella es mi mejor amiga del cuidado de la piel y maquillaje, por que ella se preocupa por mí y aún cuando salgo de la tienda con una factura bastante alta, me siento feliz, no solo por lo que compré, si no por el trato y la atención que recibí. Al final siempre regreso a donde me tratan bien.


Los productos son muy buenos, son los mismos en todas las tiendas y los precios andan parecido, la diferencia entre comprar en un lugar y otro, no solo son las facilidades de pago y las regalías, para mí, la diferencia la hace la persona que me atiende, y no, la que me vende.


Mi colección de maquillaje y cuidado de la piel, no es mucha pero me hace feliz.

334 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo