Machismo en películas icónicas

De alguna forma las películas, series o novelas son un reflejo de la realidad que vive la sociedad en determinada época de la vida y muchas de estas producciones influyen para bien o para mal directamente en nuestra forma de pensar.


Hay películas de época que disfrutamos ver, porque podemos trasladarnos a esos momentos donde las cosas eran muy diferentes a lo que hoy día conocemos. Sin embargo, hace poco vi dos películas icónicas de finales de los 70’s que con su música marcaron la vida de muchos jóvenes e incluso la mía a pesar de haber nacido varios años después y nunca haberlas visto.


Crecí escuchando y deseando que llegara el momento de poder bailar las canciones de los Bee Gees de Saturday Night Fever, y “You’re the one that I want” de Vaselina.



Pero hasta hace poco Netflix decidió subirlas a su plataforma y con palomitas incluidas mi esposo y yo nos sentamos a verlas por primera vez con muchas expectativas.


Primero decidimos ver Fiebre de sábado por la noche y unos días después vimos Vaselina.


Nuestras expectativas pasaron de disfrutar de una icónica película a simplemente estar listos para desilusionarnos con una pésima historia, que hay que ver por cultura general.


Pero dejando de lado mi crítica de cine con todos los cabos sueltos, escenas y actuaciones mal logradas, lo que más me impactó de estas pelis fue el mensaje negativo y la utilización de la figura femenina como adorno, objeto sexual o peor aún como un reflejo de la mujer actual de esa época. Una época en las que muchas de nuestras madres apenas eran una jovencitas.


Con películas como estas no es de extrañar que las mujeres se sintieran influencias a aceptar una realidad, que hoy me parece totalmente machista, como algo normal en sus vidas.


Y acá te hago un breve resumen de las escenas que más me molestaron por considerarlas machistas (alerta de spoiler).


Saturday Night Fever


Iniciando la película, se ve como la mamá después de darle ella un manazo a su esposo por haberle pegado al hijo en la cabeza, ella también recibe un golpe pegado con mucha más fuerza, además de un regaño y un reclamo cuando menciona que quiere ir a buscar trabajo porque él (su esposo) lleva casi siete meses sin empleo, y esto es solo el inicio, porque a lo largo de la película podemos ver una joven tonta enamorada de John Travolta que define a la perfección el concepto de “arrastrada”.



Si, una palabra que no me gusta utilizar para calificar el comportamiento de una mujer, pero es que en este caso ella me parece un claro ejemplo de lo que es tener cero respeto por sí misma. Y durante toda la película se ve como anda rogando amor y un poco de atención, a pesar de que el protagonista siempre le dice groserías y la trata mal.


En otro momento de la película John le reclama a su compañera de baile, que de paso está intentando conquistar, el por qué se acuesta con otro hombre, a lo que ella responde que, ese hombre la ayudó y guió en su nuevo trabajo en el que ella no sabía como hacer muchas cosas y que - ¿qué esperaba que hiciera? si el la ayudó. - Para mí esta es una típica escena de cómo las mujeres muchas veces nos sentimos comprometidas a pagar en “especie” algún tipo de ayuda laboral y el filme de alguna forma justifica estas acciones.


Casi al final de la película la tonta enamorada en un intento de llamar la atención del protagonista, decide acostarse con dos de sus amigos, mientras todos van en el mismo carro, pero luego se arrepiente, y a pesar de decir No en varias ocasiones, todos hacen caso omiso y es violada por turnos por los “amigos” finalizando con un reclamo por parte de Travolta que le pregunta si eso era lo que ella quería y que ahora es una zorra. Pero esta escena es pasada como si nada a la siguiente donde uno de los amigos muere al caer de un puente y ella se refugia llorando del susto abrazando a uno de sus violadores.



En esta escena de la violación, de alguna forma pareciera que a Travolta le “duele” que sus amigos estén violando a la chica, sin embargo no hace nada porque ella se lo buscó. Pero en algunas escenas anteriores, él mismo intentó tomar a la fuerza a la coprotagonista, que en un forcejeo logró escapar de ser violada.


Además, en varias ocasiones, se muestra como las chicas son utilizadas solo como objeto sexual, siendo llevadas por su propia voluntad a la parte trasera del auto, que de paso está parqueado en la calle pública, afuera de la Disco, mientras sus amigos saben lo que está sucediendo o peor aún son espectadores del acto y se apuran unos a otros para tomar el siguiente turno en el sillón trasero, incluso sin saber por lo menos el nombre de la chica.



Grease o Vaselina


¿Quién no ha tarareado las canciones de esta película? Todas son súper pegajosas y bailables, pero más allá de la música hay ciertas escenas de la película que tampoco fueron de mi agrado.


Al principio vemos un Travolta enamorado, dulce y tierno, recorriendo la playa junto a la chica que conoció en el verano, pero luego, en la entrada a clases se convierte en uno de los chicos malos y rebeldes, que las películas siguen encargándose de mostrarnos como los chicos más interesantes de los que nos podemos enamorar.



Y ahí no más, en la primer canción vemos como ambos cuentan historias totalmente distintas a sus amigos, él habla de la experiencia sexual que vivió y ella de cómo él se comportó como todo un caballero.


Luego al darse cuenta que están en la misma escuela, él la trata con indiferencia para no quedar mal ante sus amigos y ella confundida se va molesta y herida.



Y nuevamente, al igual que en la película anterior, volvemos a ver una escena de sexo en la parte trasera del carro, donde la chica por su propia voluntad fue sabiendo a lo que iba, y a pesar de conocer las consecuencias, acepta tener relaciones sin condón, ocasionando esto un embarazo adolescente, donde se ve que es juzgada por sus compañeras y ella siente que tiró su vida a la basura, sin embargo finalizando la película ella dice que fue solo una falsa alarma y regresa con el chico como si nada hubiera pasado y sin aprender ninguna lección.


Pero volviendo a Travolta y Olivia Newton John, ambos desarrollan una trama de estira y encoge, donde él es grosero con ella cuando está con sus amigos y en varias ocasiones la deja en ridículo pero ella sigue volviendo con él una y otra vez a pesar de todas sus groserías, desplantes y haber intentado tener relaciones sexuales un poco forzadas en el autocinema.


Pero la parte que más me impresionó por el mensaje que transmite, es el final de la película, que termina con esa canción que todos conocemos, donde cantan y bailan en una feria, pero la secuencia viene de una una escena de Sandy (Olivia Newton John) viendo a lo lejos a un Travolta que acaba de ganar una carrera y sintiéndose mal por su forma de ser que no termina de enamorar al chico de sus sueños, canta la siguiente canción:


"Mirame, tiene que haber algo más de lo que ellos ven. Pura y sana, tan asustada e insegura, una Sandra Dee de los pobres. Sandy tienes que empezar de nuevo ¿No sabes lo que tienes que hacer? Alza la cabeza, respira profundo y suspira. Adiós a Sandra Dee…”

Y la siguiente escena donde aparece vemos a una Olivia transformada, vestida de pies a cabeza en cuero negro, tacones, maquillaje, un cabello totalmente distinto, fumando un cigarro y sus primeras palabras son: - cuéntame, semental.



A mi parecer, ella tuvo que cambiar su apariencia y forma de ser para gustarle más a él y terminar de ser aceptada por el grupo de amigos. Aunque no puedo negar que la película demuestra algunos intentos fallidos que él hace por tratar de cambiar, debido al afecto que le tiene a ella, pero al final estos intentos son olvidados cuando es ella quien se presenta ante él totalmente transformada y él se quita su abrigo de atleta, que representa el símbolo de cambio en la vida de él para convertirse en una mejor persona.



Pero bueno, a pesar de que ambas películas fueron un éxito en taquilla y han trascendido las generaciones, al terminar de verlas, lo que produjo en mí fue una indignación por el mensaje, que me parece, transmite a las mujeres.


Mujeres, que como nuestras madres apenas estaban comenzando su vida adulta, conociendo y aprendiendo lo que es tener “citas” pero saliendo con hombres despreciables como los interpretados por John Travolta.


Mujeres que crecieron viendo este tipo de contenido, convirtieron el machismo en normalidad y transmitieron a sus hijos e hijas este mismo tipo de ideas. Mujeres como ellas y como nosotras que en el camino tomamos decisiones equivocadas, por falta de una guía correcta y mensajes subliminales que llegaron a nuestra conciencia.


Es lamentable como todos los mensajes que recibimos a lo largo de nuestra vida nos influyen y de alguna manera nuestra mente desarrolla ideales de vida o comportamientos erróneos que en lugar de construir destruyen, dejando al final vacíos emocionales, baja autoestima y en algunos casos consecuencias irreparables.


Así que, de mujer a mujer, te invito a que reflexionemos juntas nuestra vida, lo que hacemos, lo que pensamos y que le estamos transmitiendo a las nuevas generaciones. Recordá que mujeres empoderadas y valientes crean seres humanos más fuertes, resistentes y con más autonomía sobre sus propias vidas aportando las herramientas necesarias para enfrentarse a las situaciones complejas que vendrán.



__________


Si te ha gustado este blog, te sentiste identificada o crees que puede ayudarle a alguien más, no dudes en darle like y compartirlo.


Podés seguirme en Facebook o Instagram como karlabolanosblog


Gracias por leerme y nos hablamos pronto.


Chaoooo


666 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo