top of page

¿Existen las mejores amigas?

Como mujer adulta, duré varios años en entender que las mejores amigas si existen, pero son temporales.


Llegan a nuestra vida naturalmente por motivos del destino y se acercan a nosotras por afinidad o interés, pero luego con el tiempo así como llegaron de la nada, también se van.


Vienen a nuestra vida a aportar experiencias nuevas, a refrescar la rutina, muchas se convierten en confidentes de vida y otras en apoyos emocionales en momentos complicados.


Nos damos y pedimos consejos unas a otras, nos contamos las intimidades o solo la vida cotidiana.


Muchas amigas con su sinceridad y honestidad se convierten en “hermanas de vida” mientras otras son solo amigas pasajeras que nos acompañan en fragmentos de nuestra vida haciéndola más agradable.


Y es que amigas podemos encontrar en todas las etapas de nuestra vida y en todos nuestros círculos sociales.



Todas deseamos una mejor amiga con quien construir una relación personal y desarrollar un afecto puro y desinteresado, que poco a poco vaya fortaleciéndose con el trato continuo.


Algo así como sembrar una flor, no crece de la noche a la mañana, hay que cuidarla de los bichillos feos que se acercan a dañarla, hay que echarle agüita todos los días, hablarle y ponerle abono y aún así cuando por fin llega a florecer no podemos descuidarla, porque en algún momento sabemos que sus pétalos van a caer y marchitarse. Sin embargo, así como las plantas, una buena amistad se fortalecerá siempre que tenga las raíces sanas.


Las amigas verdaderas pueden traer mucha felicidad a la vida, pero si no aprendemos a elegir bien o ver las “señales” una amiga puede causarnos mucho daño y lastimarnos el corazón de muchas formas.


Compartir nuestros pensamientos y sentimientos implica abrirnos a una persona que no sabemos si será capaz de valorar eso que le estamos dando y en lugar de construir puede destruir.



No hay un curso para identificar las amigas falsas, las hipócritas, las mentirosas, las tóxicas, las que quieren ser la mas bonita, las que quieren ser el centro de atención, las que quieren reflejar una vida perfecta, las que solo quieren chismear nuestra vida sin compartir ellas nada de la suya, ni las que quieren robarnos el novio o el marido.


Cursos intensivos para identificar este tipo de “amigas” no hay, pero lo que si debe de haber es inteligencia emocional o sentido común, para detectar comportamientos extraños o señales de alarma que ellas mismas empezarán a dar cuando sus intensiones sean otras, su amistad no sea verdadera o cuando simplemente la relación haya acabado.


Y si sos como yo y tenés más de 30 años, ya estamos muy grandes para andar rogando la amistad o para tener amigas que en lugar de sumar, resten; amigas que siempre quieren competir, amigas que quieren ser mejor que nosotras, amigas que quieren aparentar que tienen una vida perfecta, amigas que con sus actos nos hacen sentir mal o con sus palabras de alguna forma nos menosprecian o nos hacen sentir menos, tontas, feas, inútiles, entre otras cosas.



Las mujeres adultas nos aceptamos cada una como somos, cada una con sus errores y virtudes, cada una con su propia personalidad sin intentar ser más que la otra.


Las mujeres adultas nos alegramos de los aciertos de nuestras amigas, nos apoyamos en los momentos difíciles, nos reímos de las cosas simples de la vida, nos contamos nuestras alegrías y nuestras penas. Las mujeres adultas que sabemos ser amigas nos aconsejamos con amor y sabemos escuchar cuando la otra necesita solo desahogarse, tomar fuerzas y volver a respirar.


Bien lo dice la Biblia, un amigo puede ser más unido que un hermano, y el que encuentra un amigo encuentra un tesoro.


Sin embargo el corazón es traicionero y se guía por la emoción, por lo que debemos cuidarlo eligiendo bien a esa amiga con la que queremos compartir experiencias de vida.



No todas lograremos ser mejores amigas, ni las mejores amigas son para siempre, es muy fácil compartir imágenes idealizando un futuro lleno de canas y arrugas teniendo una noche de chicas a los 90 años, sin embargo como en la mayoría de las veces la realidad supera la ficción o el anhelo, y una amistad duradera que sobrepase los años y los obstáculos de la vida no es fácil de encontrar ni tampoco de mantener, pero si de verdad deseamos con el corazón seguir cuidando las raíces de una relación basada en el afecto puro y desinteresado, debemos esforzarnos todos los días en mantener esa relación tan hermosa que nos ofrecen las amigas y las mujeres verdaderas.


__________


Si te ha gustado este blog, te sentiste identificada o crees que puede ayudarle a alguien más, no dudes en darle like y compartirlo.


Podés seguirme en Facebook o Instagram como karlabolanosblog


Gracias por leerme y nos hablamos pronto.


Chaoooo


_____

231 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komentar


bottom of page