¿Existe el felices para siempre?... primer año de casada

Actualizado: 18 ene 2019

Tengo un año y cinco meses de haber dicho SI ACEPTO al resto de mi vida, o sea, me casé.


Organizamos la boda y planeamos cada detalle en 6 meses, mientras por otro lado construíamos casa, comprábamos muebles y empezábamos a pagar el préstamo al banco.


El tiempo antes de casarnos estuvo lleno de muchas carreras, emociones y decisiones fuertes e importantes para el resto de nuestras vidas. Incluso siendo soltera y viviendo con mis papas, nunca me detuve a pensar que, elegir el piso de la casa, el color de los sillones, los azulejos del baño, comprar los electrodomésticos, todo, absolutamente todo, estaba lleno de decisiones.


Decisiones que, cuando nos vamos a casar o decidimos unirnos a alguien, hay que tomar juntos, no solo por que debemos, si no más bien por que queremos hacerlo así.


Nuestro tiempo de preparación antes de la boda, estuvo lleno de mucho estrés pero al mismo tiempo de muchas bendiciones y en lugar de pelear, discutir o poner más tensa nuestra relación, creo que logramos fortalecerla, por que aprovechamos ese tiempo, un poquito rudo para conocernos aún más y conocer nuestro carácter y como reaccionábamos cada uno de nosotros ante ciertas situaciones.


En nuestro caso la construcción de la casa fue todo un tema y aún lo es, pero para otras parejas puede ser elegir una casa ya terminada o alquilar un apartamento, comprar un auto, elegir escuela para los niños y hasta cambiar de trabajo.

Día 1. Construcción de nuestro nuevo hogar

En la vida de pareja hay tantas variables donde las decisiones ya no son de uno, si no son de dos y en el mejor de los casos de tres, tomando en cuenta a Dios. Entran en juego tantas cosas que a veces es difícil sentir que decidimos de forma correcta, especialmente si en la ecuación están incluidas las finanzas. Todo esto puede generar mucha presión en la relación de pareja, aún, sin empezar la soñada y esperada vida juntos.


Entonces, organizando boda, construyendo casa, comprando muebles y electrodomésticos, más seguir trabajando, tener vida social y no perder la relación de pareja, a veces no es tan fácil como se ve en las películas.


Además, todo este proceso de preparación para empezar una vida feliz, es la primera gran prueba a la que las parejas nos enfrentamos. Ponernos de acuerdo no siempre es tan fácil, y no se trata de que nosotras las mujeres elijamos todo, para que “seamos felices”, por que si nos dejan elegir todo, terminaremos diciendo que solo nosotras hicimos o planeamos, y que nos dejaron toda la carga, y que parece que no les importa y que sentimos que nos estamos casando solas y ¿adivinen qué?, eso no es lo que queremos, y fijo tampoco los hombres nos quieren escuchar con esos reclamos, que aunque sean muy válidos, son reclamos que poco a poco pueden contribuir a que todo comience mal y empezar a dañar nuestra historia de amor.


Así que, a mi punto de vista siempre es importante la comunicación de pareja, sentarnos a la mesa, sacar un momento para decir lo que sentimos, lo que nos preocupa o simplemente que nos escuchen, eso nos ayuda a nosotras y ayuda a la relación. No hace falta gritar o hablar más duro, si no procurar elegir bien las palabras y expresarnos de la mejor manera, no para pelear ni para demostrar que tenemos la razón, si no para mejorar y también sirve de base para aprender a resolver los conflictos actuales y futuros, que les aseguro que, por más amor, van a existir.

...me doy cuenta de que “el gran día” son todos los días después de la boda

Entonces, como les decía, tomar decisiones y elegir bien o lo mejor posible para nuestra vida, no siempre es fácil y es probable de que nos vayamos a equivocar, pero lo mejor es equivocarnos juntos, para luego no sentir que tenemos algún derecho de reclamar o echarle las culpas a alguien más.


Las revistas de novias, los blogs, los canales de You Tube, y los organizadores de bodas, están plagados de tendencias, vestidos, decoración, consejos y tips para el gran día, pero después de pasar por todo eso, me doy cuenta de que “el gran día” son todos los días después de la boda, son los días que estarán llenos de cosas felices, cosas tristes, cosas que nos hagan enojar mucho y cosas que a veces nos hagan pensar que tomamos una mala decisión. Para mí, esos son el gran día, por que es ahí donde de verdad se pone a prueba todo lo hermoso de la fiesta, toda la decoración, todas las palabras de amor, el vestido de novia costoso y los votos que nos hicimos.


El gran día es la cuenta regresiva para empezar un felices para siempre, una vida de compromiso y amor con la persona que elegimos para ser nuestra compañía el resto de la vida.

Nuestro Gran Día

Se vale disfrutar el día de la boda y todo el proceso que conlleva, pero siento que se vale aún más estar seguras de esa decisión, no casarnos enamoradas solo con el corazón si no también con la razón, sabiendo que esa persona que sentimos que amamos tanto no es perfecta, que está llena de errores, unos que conocemos y otros que estaremos por descubrir, que habrán día bonitos y otros un poco feos, que vamos a discutir y a veces no siempre nos podremos poner de acuerdo, que tendremos que ceder en algunas cosas y tolerar otras, porque, si logramos adaptarnos a nuestra nueva vida podremos sentirnos exitosos y felices cada día por alcanzar la meta.


Además, ellos también tendrán que hacer todo esto y seguro que, a veces les tocará un poquito más difícil, por que algunos días a las mujeres no nos pasa nada, pero realmente nos está pasando de todo, un día tenemos un humor súper romántico pero el otro día no queremos que nos toquen, y dicen por ahí que una semana al mes nos ponemos raras, así que la vida en pareja es una de las cosas más bonitas que podemos tener si aprendemos a como llevarla, de lo contrario se puede convertir en todo un infierno.


1er Aniversario

Cómo les dije antes, apenas tengo un año y cinco meses de haberme casado, pero ya sobreví el primer año, algo que muchos no logran y se me fué súper rápido y feliz, así que por esto y por todo lo que voy aprendiendo cada día, quiero compartir mi historia, por que de las cosas más importantes que he aprendido este año, es saber que a las personas no nos enseñan a cómo tener una relación de pareja ni a cómo llevar las finanzas y es principalmente las dos cosas en las que más fallamos, así que aquí estamos todos para aprender.

169 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo