top of page

¡Casi me ahogo en Nauyaca!


Aprovechando las vacaciones de inicio de año, el mes pasado sin planearlo fuimos a conocer las cataratas Nauyaca.


Desde San José la ruta es por la Carretera Interamericana Sur, sin embargo nosotros estábamos en el centro de Manuel Antonio y las cataratas estaban a solo 45 minutos.


Cuando llegamos al lugar no vimos ningún rótulo de “entrada” y el Waze parecía que nos había dejado en medio de la nada, pero ya nos habían advertido que íbamos a ver muchos carros parqueados a la orilla de la calle y efectivamente esa fue la señal.


Sobre la calle principal hay una pequeña oficina-tienda para comprar los tiquetes de entrada y coordinar el transporte o los tours que ofrece el lugar.


Desde la entrada principal son 6 kilometros hasta las cataratas, sin embargo solo en verano los automóviles sencillos pueden acceder a un parqueo que está entrando a la finca y adelantarse 2 kilometros, en invierno se puede ingresar solo en vehículos 4x4.



El lugar ofrece 3 formas de llegar a las cataratas, caminando, a caballo o en un carro pick up, nosotros decidimos caminar los 4 kilometros que nos faltaban.


Casi me ahogo caminando esos 4 kilometros, para mí había unas cuestotas bastante grandes que me hacían perder el aliento y me costaba respirar, no me había metido al agua y ya estaba ahogada, pero de la caminadota que me pegué.



A medio camino encontramos una estación donde se puede tomar agua, ir al baño o simplemente sentarse a descansar un ratito para recobrar fuerzas y seguir, yo me quedé como 10 minutos hasta recuperar el aire y si se hubiera podido alquilaba un caballo ahí mismo para no caminar más.



Al acercarse a la catarata se empieza a escuchar el sonido de la fuerza del agua y en ese momento todo el trayecto, incluyendo lo ahogada y el sudor, valen la pena.


Llegamos 1 hora y 15 minutos después de que empezamos a caminar, realmente el problema de respiración lo tenía yo, por que mi esposo estaba bien e incluso el recorrido lo estaban haciendo personas de todas las edades, incluyendo niños y adultos mayores.


La vista del lugar es realmente hermosa y solo estar ahí hace que todo lo demás desaparezca, incluyendo el sudor.



Lo primero que hicimos fue buscar un lugar para armar nuestro picnic ya que era medio día y la caminada hizo que nos diera más hambre.


Después de reposar la comida frente a la vista impresionante, decidimos valientemente meternos a la poza y nadar hacia la catarata. Sin embargo a mí lo valiente se me quitó cuando sentí lo fría que estaba el agua, realmente me metí hasta las rodillas, y decidí quedarme tomando fotos y demostrando las habilidades que no tengo, caminando entre las piedras.


Catarata principal. Mi esposo sentado en plena caída del agua

Antes de irnos caminamos a lo mucho 5 minutos más hacia la segunda catarata, que está más arriba de la catarata principal. La vista es aún más majestuosa tanto para arriba como para abajo. Es ahí cuando uno se siente realmente chiquitico y es devorado por la inmensidad del paisaje.


Catarata número 2, más arriba que la primera

Mis recomendaciones para el viaje son: tennis, con medias para que no se queme la planta del pie, repelente, ropa fresca, vestido de baño, bastante agua para hidratarse, zapatos para utilizar en el agua o caminar entre las piedras, bloqueador solar, unos buenos sándwich y un tapete o paño para hacer el picnic, fuera de eso lo demás es muchas ganas de pasar un excelente día conociendo nuestro país.


Toda la información del lugar la pueden encontrar en la página web oficial http://nauyacawaterfallscostarica.com


39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page