top of page

¿Cómo viajar en avión con un bebé?

Actualizado: 4 jun 2023

Ufff... está pregunta me la hice mil veces, desde el primer día que contemplé hacer un viaje fuera del país con mi bebé.


Pensé en cómo serían los preparativos, qué debería llevar en la maleta, qué medicinas tenía que llevar por si se enfermaba, qué trámites debía cumplir para poder sacarlo del país, cómo sería pasar tantas horas encerrados y sentados en un avión, entre mil cosas más que pasaron por mi cabeza.


Sin embargo, poco a poco me fui informando, preparando y haciendo todo lo necesario para que cuando llegara el gran día, estuviera todo listo y evitar en la medida de lo posible los contratiempos.


En este video de You Tube te enseño como fue ese gran día, donde el estrés para llegar a tiempo al aeropuerto, literalmente me tenía loca.


Sin embargo conforme fueron pasando las horas y todo se fue dando de forma positiva, logré seguir adelante para enfrentarnos a las 11 horas de vuelo, con cambio de horario para llegar al otro lado del mundo.


El vuelo fue menos complicado de lo que me esperaba, sin embargo el primer consejo que leí en todos los blogs de viajes, que era amamantar durante el despegue y el aterrizaje, no lo puede aplicar, porque mi bebé estaba más interesado en ver que era lo que sonaba tan duro, que en tomar leche de la mamá. Por lo que la culpa y la preocupación me invadieron en los primeros minutos del despegue, ya que no quería que le dolieran los oídos por los cambios de presión.


Pero fue más el susto que otra cosa, porque gracias a Dios, Santiago no tuvo ninguna molestia física.


Si estaba inquieto porque quería tocar o golpear la pantalla del asiento delante de nosotros, y no lo dejábamos para no molestar a la persona que iba sentada, entonces por eso sí se ponía a llorar de vez en cuando.


¿Comida de bebé?

Sí, en este primer vuelo llevamos un pollito con papas que mi mamá había cocinado y se lo dimos a bordo. También podíamos pasar una botella con agua para él sin que nos la quitaran en Control de seguridad.


Además como ya come casi de todo, también pudimos compartirle algo de la comida que nos daban a nosotros, siempre con cuidado y en pedacitos pequeños.


¿Sueño del bebé?

Santi nunca ha sido un bebé muy dormilón, ni dormilón, desde que nació. Sin embargo por dicha logró hacer una siesta de 6 pm a 8 pm y luego se durmió a las 10 pm hasta las 2 de la mañana que fue la hora en la que íbamos aterrizando.

Nos preocupaba tener que sacarlo dormido del avión, pero otros niños que iban cerca comenzaron a hacer ruidos fuertes y lo despertaron, por lo que logramos aterrizar con bebé despierto y listo para conocer el nuevo mundo.


¿Cambio de pañal?

En este vuelo y en todos los demás que tuvimos que agarrar, siempre andábamos mínimo 5 pañales, toallitas húmedas, 1 o 2 cambios de ropa, crema para el culito y lo que yo le llamo ahulado o cambiador portátil para bebé, y con todo esto metido en una bolsita, nos íbamos al baño a hacer el cambio de pañal, manteniendo la rutina, igual a como si estuviéramos en la casa, o sea, no dejando que pasara más horas de la cuenta con el mismo pañal.


Lo incomodo era el espacio del baño, pero es una necesidad y hay que hacerlo, así que a como se pueda uno se acomoda y el bebé también se adapta.


¿Frío dentro del avión?

Sí, depende del asiento pega un poquito más el viento del aire acondicionado , sin embargo, nosotros vestimos a Santi con ropa cómoda pero también lo abrigamos, además llevábamos a mano la cobija de él y de igual forma con las almohadas que nos dieron nos ayudamos un poco para que el estuviera lo más cómodo posible.


Indispensable

Para mí, llevar un cargador tipo mochila o canguro, es más fácil entrar y salir del avión con el bebé cargado de esta manera y las manos libres, ya que aunque se supone que el coche de bebé se lo entregan a uno a la puerta del avión, no se siempre es así y mejor no confiarse.


Esta aventura estuvo llena de mucho aprendizaje, momentos hermosos, cansancio y un poco (bastante) estrés, pero todo salió perfecto y lo más importante todos estuvimos siempre bien y juntos.


Así que te animo a vos también a salir de viaje con tu pequeñito, ya sean viajes cortos o largos, lo importante es salir y disfrutar con los que se aman.


Si querés saber más de esta historia podés seguirme en mi canal de You Tube, que estaré compartiendo todo lo que vivimos (No olvidés suscribirte a mi canal, yo te lo agradezco de todo corazón)


Espero todos tus comentarios si ya has vivido esta experiencia, estás en el proceso o te gustaría vivirla algún día, me gustaría leerlos y reirnos juntas.


_____________________

Si te ha gustado este blog, te sentiste identificada o crees que puede ayudarle a alguien más, no dudes en suscribirte, darle like y compartirlo.


Seguime en todas mis redes sociales, Facebook, Instagram, YouTube y Spotify como karlabolanosblog para que podás ver mi día a día y todo lo que comparto sobre mujer, estilo de vida y ahora maternidad.


Gracias y nos leemos la otra semana!!


Un abrazo



Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page