¿Cómo hacer para que las compras de la Feria duren más?

Si en lugar de leer, querés escuchar, podés hacer click aquí https://bit.ly/2ZcXOcu pero no te perdás las fotos y videos.


El día de hoy les quiero compartir cómo hago yo para que las compras de la feria o el mercado me duren más y no se me pongan malas tan rápido.


Les cuento que el sábado pasado tuve que ir sola a la feria y la verdad es algo que nunca había hecho antes de casarme, pero ahora cuando voy normalmente con mi esposo realmente lo disfruto.


Nuestra primera vez en la Feria. 16 de diciembre 2017

Sin embargo vaya o no vaya a la feria, yo misma me bautice como la encargada oficial de limpiar, lavar y guardar todas las frutas y verduras que se compran, así que poco a poco buscando en internet he ido descubriendo métodos para evitar que se pongan malas y que me duren más.


Cuando compro lechuga en la feria, normalmente consigo 3 lechugotas en ¢500 entonces lo que hago para que me dure aproximadamente 2 semanas o hasta más, es deshojar la lechuga, lavar las hojas una por una, meterla de a poquitos a la centrífuga y luego ponerla en un recipiente plástico que tenga tapa.


Una vez que tengo la lechuga lavada y seca, en el fondo del recipiente pongo una servilleta grande, de las que son tipo mayordomo y voy poniendo una capa de hojas de lechuga y una servilleta, una de lechuga y una servilleta, dependiendo del recipiente se pueden poner más de 2 capas, sin embargo a mí no me gusta que queden muy apretadas, prefiero que cada hoja quede bien extendida. En la última capa, entre la lechuga y la tapa pongo una servilleta.


Cuando tengo todos los recipientes plásticos listos, los meto a la refrigeradora y los dejo destapados por 1 hora y luego les pongo la tapa, esto con el fin de evitar que la lechuga sude por decirlo de alguna manera y se cree condensación en el recipiente y termine con un montón de gotitas de agua. Lo ideal de este método es evitar que las lechugas se guarden con humedad y así prolongar más su vida y me duren más.


Otra cosa que hago es cortar cierta cantidad de lechuga con el cuchillo plástico que es el que evita que las hojas se oxiden y así tengo lechuga para toda la semana, hasta que se me acabe y así me da menos pereza preparar ensalada.


La lechuga cortada me dura 1 semana antes de que se oxide, las hojas enteras duran más.

Cuando compro frutas como papaya, sandía, piña, melón, guanábana, mora y hasta cas, lo que hago es lavar o quitar las cáscaras, según el tipo de fruta, corto todo en pedacitos lo divido en porciones y lo meto en bolsitas al congelador.


Dependiendo del tipo de fruta dejo una parte en la refrigeradora para poder comer, pero todo lo congelado lo utilizo en frescos naturales y batidos en agua o leche.



Me parece un excelente método para siempre tener fruta lista para consumir y evitarse la pereza que da o por lo menos que a mi me da comer fruta porque hay que lavarla, pelarla, picarla, lavar la tabla de picar, el cuchillo y terminar limpiando la cocina porque fijo voy a ensuciar algo.



Otra cosa que me gusta hacer es lavar todos los tomates y meterlos a la refrigeradora así tal cual, realmente he escuchado que no se deben refrigerar, pero yo lo prefiero a dejarlos afuera donde se maduran más rápido y si no los consumo pronto, se me pueden poner malos. En cambio cuando los tengo en la refri, solamente saco la cantidad que necesito, los corto y ya los tengo listos para comer o agregar a la ensalada.


Y el método más reciente que descubrí en estos días es cortar el chile, la cebolla y congelarlo picadito, así cuando lo tenga que utilizar para cocinar, solo lo saco del congelador, tomo la cantidad que necesito, se lo agrego a la comida y listo, queda perfecto.



Actualmente estoy probando otro método nuevo con ajo, pero de ese les cuento después cuando vea como me va y que tan funcional me resulta.


Debo decir que preparar todo esto en un solo día, si se puede llevar su buen rato, sin embargo me gusta más hacerlo de un solo o entre el sábado y el domingo, para tener todo listo, limpio y guardado para la semana.


Todas estas cositas las he ido descubriendo poco a poco, al menos para mí son métodos nuevos que no conocía y que mi mamá nunca hizo, pero ahora que soy la dueña y señora de mi cocina me encanta experimentar, congelar y conservar.


Foto del interior de mi refrigeradora. Me encanta tener todo listo y a la mano cuando voy a cocinar, así es más fácil y divertido.

Espero estos tips que voy descubriendo como nueva ama de casa, le sirvan no solo a las mujeres y hombres recién casados, si no a todos los que viven solos y que por pereza terminan comiendo comida rápida o algo no muy saludable.


Si te gusto este consejo y crees que a alguien más le pueda servir, no dudes en compartirlo.


Podés encontrarme en Facebook o Instagram como karla bolanos blog.


Gracias por leerme y nos hablamos pronto.


Chaoooo

159 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo