Él dice que no soy cariñosa

Actualizado: 18 ene 2019

A mis 30 años, en medio de una situación amorosa que no entendía conocí “los lenguajes del amor”, espero ustedes hayan sido más afortunados y hayan escuchado hablar de esto mucho antes que yo.


En medio de mi noviazgo con mi actual esposo, mientras yo pensaba que era una mujer feliz, enamorada, plena y súper ultra cariñosa, que demostraba su amor con solo una mirada, me di cuenta de que mi novio no lo sentía igual, es más, no sentía nada de esas cosas que me hacían sentirme a mí, tan orgullosa de mi forma de demostrar el amor.


Obvio para mí fue un golpe bajo darme cuenta de esto, ¿cómo era posible que yo fuera un mar de amor y el no sintiera pero ni una gota de toda esa agua? Incomprensible, al menos para mí en ese entonces.


A ver, mi novio vivía solo en su apartamento, entonces yo, como nunca, me sentía libre de entrar en su cocina, preparar algo rico, sorprenderlo con alguna receta y como le digo yo, ser linda y tierna, a mi manera. Estar pendiente de él, decirle que se veía guapo si se ponía alguna ropa diferente o nueva, ayudarlo a ser más ordenado con sus apuntes o cosas y bueno, hasta lavar los platos después de comer y ordenar la cocina (esto debería ser normal, pero para mí era una forma de demostrar que lo amaba).


Nuestro primer paseo a la playa (el siendo cariñoso)

Yo de verdad sentía que todo ese amor que nunca antes había sentido, era demostrado y el realmente no se daba cuenta. La primera vez, un día hablando por teléfono me dijo que el no sentía que yo fuera cariñosa, yo por mi parte me enojé, ¿cómo era posible que dijera eso? Realmente me insultó. Después de eso hubo una segunda vez y me enojé más que la primera, por que realmente seguía sin entender eso que el sentía cuando yo estaba súper enamorada de él.


Pero bueno, hubo una tercera vez y fue ahí cuando entré en crisis existencial. Recuerdo que hablábamos por teléfono y el estaba más serio o cortante y yo linda y tierna estaba tratando de saber o preguntarle que le pasaba. Al final volvió a decir las palabras más sencillas pero que me dolían tanto cada vez que las escuchaba: - siento que usted no es cariñosa.


Y bueno, fue ahí donde sentí que todo se derrumbó, algo así como que se me quebrara un espejo dentro del corazón, fue una mezcla de dolor amargo con mucha ira y enojo. Incluso recuerdo que una de las veces anteriores el me había mencionado que yo no le decía palabras bonitas cuando hablábamos por mensajes de texto, algo así como:

-buenos días amor, o, - cómo sigues amor, o frases así, que terminaran con la palabra amor. Me parecía algo raro para demostrar mis sentimientos pero lo empecé a cambiar para ver si así el lograba sentir que yo era mas cariñosa.


Entonces conscientemente cada vez que le escribía por cualquier medio o red social me cuidaba en incluir una palabra amorosa, confieso que al principio lo hacía razonándolo, ahora solo es natural en mí.


Pero aún con todo esto, donde yo realmente sentía estar esforzándome, el volvió a reclamar que yo no era cariñosa y como ya comenté realmente me dolió y entré en crisis.

Recuerdo haberle dicho que buscara ayuda para los dos, por que yo no quería seguir sintiendo que le daba todo mi amor y el no sentía nada, era realmente frustrante.

A los días me dijo que había logrado conseguir una cita de consejería de pareja en la iglesia a la que vamos.


una mezcla de dolor amargo con mucha ira y enojo

Cuando tuvimos la consejería, nos atendió un matrimonio con muchos años de casados, lo que nos dió un sentimiento de seguridad de que ellos con su experiencia nos iban a poder guiar en lo que seguramente era solo una espina en el camino, pero para nosotros era todo un laberinto sin salida lleno de plantas carnívoras.


Fue bueno haber ido a esa sesión de consejería de pareja, logramos tener un perspectiva diferente de lo que estábamos viviendo y creo que lo más importante una visión neutra de la relación y del problema que enfrentábamos. Ninguno de nosotros dos tenía la razón sobre un tema, ni tampoco ellos estaban ahí para decir lo que nosotros queríamos escuchar, si no, nos dieron un consejo maduro, acertado y sobre todo con una visión mucho más amplia de la que nosotros teníamos en ese momento.


Esa pareja de consejeros, nos invitaron a una charla que iba a tener el grupo de matrimonios de la iglesia, nosotros no estábamos casados, pero aún así podíamos ir, supongo que vieron que teníamos una relación bastante seria y queríamos salir de esa confusión de cómo dábamos y sentíamos el amor.


Entonces fue ahí cuando mis ojos, mi perspectiva y mi conocimiento fueron abiertos a algo tan simple pero tan maravilloso, que de verdad, desde que lo sé, no he dejado de aprender y de contarlo a los demás.


Los 5 lenguajes del amor de Gary Chapman.


1. palabras de afirmación

2. actos de servicio

3. recibir regalos

4. tiempo de calidad

5. toque físico


Estos cinco lenguajes son la base para entender como nosotros demostramos amor a otras personas y como nos gusta recibir el amor. Y lo más curioso, es que una pareja puede tener lenguajes totalmente distintos, tanto para dar como para recibir, y esa era la razón del por que mi novio no sentía todo el amor que yo sentía por él.


Descubrimos que, para mi novio, el lenguaje de amor más importante era el toque físico, eso quiere decir, que el siente que lo amo, cuando vamos en el carro y pongo mi mano sobre la suya, cuando vemos una película estamos agarrados de las manos o mis pies están sobre los suyos, entre otros, el siente mi amor cuando hay ese contacto. Además también de las palabras de afirmación, cuando le demuestro mi afecto diciéndole “mi amor” o cierro las frases con un “amor”, “besitos” o algo así de cursi, pero lindo y romántico. Que lo admito, a mí también me gusta escuchar eso y sentir su contacto, pero en ese entonces para mí no era lo principal, o no sabía que realmente eso era tan importante.


Yo pensaba que necesitaba meterme horas en la cocina, preparando algo rico para que el sintiera todo mi amor y más bien lo que necesitaba era solo tocarlo y decirle lo mucho que lo amaba en las conversaciones cotidianas.

En cambio yo, bueno, creo que en esto de los lenguajes soy bilingüe, sin embargo he descubierto que los actos de servicio es mi forma de demostrar el amor y me encanta tener tiempo de calidad para sentirme amada y con mi tanque emocional lleno, pero también soy de pedirle su opinión cuando hago algo o incluso me gusta que me diga que bien hice algo ya sea cocinar, limpiar o trabajar.


Es interesante ver como todos, tenemos de todos los lenguajes, sin embargo hay unos que predominan más que otros.


Así que lo importante de esto es, saber cuál es el lenguaje de amor principal de mi pareja para poder hacer las cosas que a él le gustan y necesita para sentirse amado y que de igual forma mi pareja tenga claro cual es la forma en la que yo me siento amada.


También tratar de comprender que somos dos personas que venimos de mundos, familias, situaciones y experiencias en muchos casos totalmente distintas y que ambos crecimos demostrando el amor de distintas maneras, pero eso no implica que podamos mejorar y aceptarnos.


Yo sé y lo he conversado con mi esposo de que el quisiera que yo fuera aún mucho más cariñosa y “pega”, pero al mismo tiempo el sabe que yo soy lo más cariñosa y “pega” que puedo ser, ahora está seguro de mi amor, pero no por eso dejamos de demostrarnos el amor a diario con las cosas que ambos sabemos que nos gusta y queremos sentir.


Algo importante que no quisiera dejar pasar es que, antes de saber todo esto de los lenguajes del amor, mi novio llegó a pensar que yo no era cariñosa, porque no me hacía falta el cariño, entonces él iba a dejar de ser cariñoso conmigo, ya que sentía que para mi no era necesario. Recuerdo que mi reacción fue decirle que si había algo mal o algo que corregir era yo la que tenía que cambiar, no él, disminuyendo su cantidad de cariño o amor hacia mí, por que eso lo único que traería a la relación sería un distanciamiento cero positivo.


Yo no estaba mal ni equivocada, solamente tenía que aprender a hablar su mismo lenguaje del amor, para así lograr acercarnos y tener una mejor relación. Por mi parte yo si me sentía plena y amada, pero no lograba transmitirle a él todo mi amor.


Es por eso que muchas veces cuando hablo con mis amigas llegamos a la conclusión de que cada uno tiene una forma de dar y recibir el amor, y es cuestión de entender y valorar que muchas de las cosas que hace nuestra pareja, las está haciendo por amor y no por obligación, pero es importante que cada uno conozca el lenguaje de su pareja para que la relación se mantenga siempre fuerte y con un tanque emocional lleno.

91 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo